Seleccionar página

Independientemente del material a utilizar, una correcta instalación requiere el cumplimiento de unas condiciones:

  • Debe existir una excelente correlación entre el marco externo y la pared o muro donde se vaya a colocar la ventana. Esta es la mejor manera de evitar fugas de aire.
  • La parte fija y la móvil deben ser proporcionales teniendo en cuenta las necesidades de ventilación necesarias.
  • La instalación debe impedir la entrada de agua, aire y polvo. Esto se consigue con la elección de un material que se adecue a las necesidades de la vivienda y con un perfecto ajuste entre las piezas móviles y los marcos fijos. El acoplamiento ha de ser perfecto.
  • Antes de elegir el material conviene asegurarse que los cristales que se adecuan a esa estructura sean manejables, fáciles de quitar y poner. De lo contrario, puede tener problemas para su limpieza o ante una rotura, ya que en más de una ocasión, la dificultad en una instalación de estas características es un elemento que se factura como extra.
  • Materiales: La elección de un material u otro puede determinar el sistema de ventilación (lateral, corredera, batiente, en guillotina…).